jueves, 5 de junio de 2014

Pensamientos sobre escritura


Dicen que cuando no encuentras la respuesta que buscas es porque aún no has hecho la pregunta adecuada.

Hoy no sabía por dónde seguir con mi proyecto de novela. Necesitaba desarrollar algunos aspectos importantes del pasado y no sabía por dónde o cómo empezar a hacerlo. Así que decidí pedir consejo a mi hermana. Ella me preguntó cuál era el problema y, por primera vez, tuve que pensar no en cómo resolverlo sino en cómo definirlo. Cuando lo definí y se lo dije, me di cuenta que acababa de encontrar la pregunta correcta.

¡Gracias hermanita!

2 comentarios:

  1. solo pasaba por aqui9 de junio de 2014, 08:39

    Creo que eso es a lo que se refieren cunado dicen que debes saber de donde vienes para saber a donde vas... o tal vez no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que es algo parecido, aunque no exactamente igual.

      Buscaba conocer mejor el pasado porque eso me ayuda a entender mejor la situación actual de la novela y las relaciones entre varios personajes. Pero a lo que hago principalmente referencia en esta entrada no es a eso, sino al hecho de que aunque sabía que necesitaba conocer mejor el pasado y desarrollarlo, no sabía cómo hacerlo ni por donde empezar. Me sentía confundida y un tanto perdida (¡En el pasado sucedían muchas cosas! ¿Cómo saber en cuál de todas profundizar?, ¿Por cuál empezar?). Sin embargo, cuando encontré la pregunta correcta, descubrí la respuesta que necesitaba para saber cómo proseguir con el desarrollo de ese pasado. Esa pregunta me permitió llegar a la raíz de donde se derivan las otras situaciones de aquella época (que es anterior a lo que narro en la novela como tal).

      Eliminar