sábado, 22 de agosto de 2015

Construcción de mundo (worldbuilding) según Brandon Sanderson


¡Hola!

Sé que no actualizo tan seguido como me gustaría y en verdad lo siento. Aspiro a ir poco a poco dándole un ritmo de actualización más constante al blog.

Sigo avanzando en la construcción de mundo de “Z” y para complementar lo del 2YNCourse estuve escuchando una lección que Brandon Sanderson dictó al respecto.


Brandon Sanderson, 2010 (fuente)

Brandon Sanderson es un autor estadounidense que publica principalmente obras de fantasía y es especialmente admirado por su creatividad e ingenio a la hora de crear sistemas de magia. Su primera obra publicada fue Elantris (cuya idea central me resultó increíblemente atractiva), pero ha publicado muchas otras novelas (es uno de los autores más prolíficos de los que tengo noticia) y suele, además, ser reconocido como el autor que fue elegido para completar la saga de “La Rueda del Tiempo” tras la muerte de Robert Jordan, el autor original. La hasta ahora más ambiciosa saga de Sanderson, “The Stormlight Archive” ("El Archivo de la Luz Tormentosa", oficialmente traducida como “La Guerra de las Tormentas”), promete mucho y muestra en todo su esplendor el gran potencial y la desbordante imaginación de este autor (los animo a leerla, aunque por ahora solo ha sacado dos libros de diez que tiene proyectados para esta saga).

Además de escribir, Sanderson también enseña escritura creativa y sus lecciones pueden encontrarse gratuitamente por internet. Lo que voy a compartir a continuación con ustedes está basado en la lección número 6 de un curso que Sanderson dictó el año pasado.

*Nota aclaratoria: lo que voy a explicar a continuación es la forma en cómo yo entendí y asimilé lo que Sanderson enseñó en el mencionado curso y se enfoca principalmente en la construcción de mundos de fantasía (aunque la mayoría de los principios pueden ser aplicados a cualquier construcción de mundo para obras de ficción).


Existen dos grandes categorías a considerar en la construcción de mundo:



Fuente
1) Lo cultural: aquello principalmente influenciado por los habitantes del mundo (humanos u otra clase de especie inteligente). Incluye aspectos como el nivel tecnológico, las relaciones entre padres e hijos, los roles de género, la religión, los idiomas, el gobierno, la educación, la guerra y lo militar, la economía, el folclore, la música, la arquitectura, la demografía, la recreación, la historia, las castas, las etnias, la riqueza, etc.

Fuente
  
2) Lo físico: aquello del mundo que es independiente de la existencia de las especies inteligentes. Incluye aspectos como la topografía, el clima, las masas de tierra, la actividad tectónica, la vida salvaje (flora, fauna, etc.), las fuentes de alimento, las enfermedades, la atmósfera, etc.



Según Sanderson, un punto clave a la hora de construir mundos para obras de ficción es recordar que no se puede profundizar en absolutamente todos los aspectos (aunque, por ejemplo, J. R. R. Tolkien lo intentó); por lo que resulta mejor elegir unos pocos de cada categoría para que sean foco en la historia. Para esto es esencial que los aspectos en los que se elija profundizar estén íntimamente conectados con el desarrollo de la historia y confluyan con los personajes y sus conflictos.

Idealmente se busca que estos aspectos se muestren de una manera original, generen conflictos, sean fuente de pasión (ya sea amor u odio) en los personajes y permitan “¡descripciones geniales!” (descripciones sobre cosas fantásticas o asombrosas que no son usuales, probables o posibles en el mundo real).

Brandon Sanderson dividió los puntos clave de su creación de sistemas mágicos en tres “leyes” principales (hablaré de ellas a profundidad en una próxima entrada), las cuales piensa que también se aplican a la construcción de mundo en general y es desde esta perspectiva que las veremos a continuación:

Primera ley: Debes asegurarte de que el lector entienda bien las cosas que terminarán resolviendo el conflicto en tu historia (ya sea magia, religión, o lo que sea). Y puedes dejar lo incierto o desconocido para las cosas que no resolverán el conflicto principal o que en realidad causarán más conflictos. Acatando esta ley te evitas caer en un “Deux Ex Machina” y propicias la credibilidad de la historia.

Segunda ley: Las limitaciones usualmente son más interesantes que los poderes en sí mismos. Al agregar limitaciones para ti como escritor y para los personajes, eso te fuerza a encontrar soluciones más interesantes e ingeniosas. (En Superman, por ejemplo, una limitación —además de la típica kriptonita— es su sentido del honor que muchas veces lo lleva a tomar caminos más difíciles que los de otros superhéroes). En un mundo, una limitación puede ser, por ejemplo, un fenómeno natural que sucede cada cierto tiempo y deja incomunicadas a diferentes poblaciones. ¿Cómo sobrepasar esta dificultad si necesitan unirse para una guerra contra un mal mayor y más terrible?

Tercera ley: Expande lo que ya tienes, antes de agregar algo nuevo. Usualmente es mejor pensar en las posibilidades que ofrece lo que ya hemos creado, que intentar inventar o agregar algo nuevo. Por ejemplo, puedes reflexionar sobre las diversas posibilidades que ofrece la capacidad de volar (atravesar más rápido grandes distancias, huir con mayor facilidad de enemigos o amenazas terrestres, ocultarte sobre las nubes, tener una vista panorámica de un lugar, etc.). También, por ejemplo, puedes pensar en diferentes conexiones entre los aspectos del mundo que ya has desarrollado: ¿cómo se conecta le religión con la tecnología?, ¿cómo se conecta la magia con el clima?, ¿cómo se manifiestan los roles de género en las diferentes clases sociales?, etc. Un ejemplo en la serie animada “Avatar: el último maestro aire” (posibles SPOILERS para los que no se la han visto completa), es cuando Katara aprende el sangre-control que se deriva de su poder básico de agua-control.


Y bueno, aquí termina lo principal que aprendí sobre la construcción de mundos según Brandon Sanderson. ¿Cómo les ha parecido?

A mi todo esto me ha dado más y mejores herramientas para la creación y el desarrollo de los mundos de mis historias. Deseo que a ustedes también les resulte útil ;)


¡Nos estamos leyendo!

(o^_^o)/

4 comentarios:

  1. No he leído nada de Sanderson, pero de aquí a un tiempo estoy impaciente hacerme con alguna novela suya. Escribe mi género preferido y todas las opiniones de sus libros que leo son maravillas. ¿Alguna recomendación en especial?

    Estoy de acuerdo con ese punto clave. Cuando empiezo a desarrollar una historia, me doy cuenta de que no puedo tratarlo todo y siempre tengo que acabar descartando una para llevar bien el resto. El problema es que siento que de ese modo le falta profundidad al mundo, que al tratarlo por encima, se pierde todo lo que podría hacer con él. Supongo que es inevitable.

    Tomaré buena nota de la segunda ley, que es la que menos sigo de las tres. Muchas gracias por el artículo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía no he leído tantos libros de Sanderson como me gustaría, pero de lo poco que he leído, sin duda alguna "The Way of Kings" ("El Camino de los Reyes") es mi favorito, aunque es parte de una extensa saga ("The Stormlight Archive", en español traducida como "La Guerra de las Tormentas") que apenas lleva dos libros publicados. Si quieres comenzar por algo más corto y que tenga una historia auto-conclusiva, te recomendaría leer Elantris. En general, las ideas de Sanderson me encantan y me parecen muy originales, eso me atrae mucho de él como autor. Sin embargo, aquí y allí le encuentro cosas que podría mejorar en la ejecución de sus obras. Con Sanderson me pasa que hay capítulos y personajes que me enganchan muchísimo y otros que me resultan muy aburridos o exasperantes. Aún así, considero a Sanderson como uno de los autores con mayor potencial de los que he leído en los últimos años.

      Respecto a lo segundo que comentas, Sanderson dice que lo importante es interconectar los aspectos que eligas tratar en la construcción de mundo, ya que esas interconexiones les otorgan profundidad y complejidad, y lo asemejan al mundo real en el que las cosas suelen estar interconectadas. Por otra parte, un autor (de momento no recuerdo exactamente quién fue) dijo una vez que al principio uno, como escritor novato, intenta construir los mundos lo más completos posibles; pero que con la práctica y experiencia uno aprende después a crear la ilusión de mundos increíblemente complejos y profundos, aunque en realidad el escritor no se haya tomado tanto tiempo para desarrollarlos ni los conozca tan al detalle como el lector podría pensar.

      A la segunda ley se le puede sacar mucho jugo. Las limitaciones generan conflictos, y los conflictos movilizan las historias.

      ¡Gracias por leer y comentar! :)

      Eliminar
  2. Me alegra ver que alguien importante dentro del mundo de las novelas de fantasía habla de la importancia de la construcción de ambientaciones. Respecto a la primera ley, importante hacerlo de forma disimulada, no me gusta que el prota sea el típico granjero al que le tienen que explicar el asunto y de paso de lo cuentan al lector.
    ¿Vas a contar algo de "Z"? Sabes que ese título insinúa algo de zombies, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón: hay que ejecutar con sutileza la primera ley.

      jajaja... no se trata de zombies xD! "Z" es el nombre provisional de una saga de fantasía que comencé como un intento de escribir una novela autoconclusiva, pero que terminó volviéndose mucho más grande de lo que esperaba. Creo que me va a tomar varios libros contar la historia entera.

      Este año he estado trabajando fuerte en "Z" en el Two Year Novel Course, pero al darme cuenta de lo grande y compleja que se había vuelto la historia me está tocando reorganizar las cosas para enfocarme en el primer libro de la saga. Por ahora no quiero contar mucho de la trama en sí, porque ando en pleno proceso de reorganización y reconceptualización, pero tal vez más adelante me anime a dar más detalles ;)

      Eliminar