viernes, 20 de febrero de 2015

El narrador y el punto de vista, Parte 2: Los tipos de narradores

¡Hola!, ¿Cómo han estado?

Siento la demora en actualizar el blog. El curso de novela que estoy tomando está absorbiendo gran parte de mi tiempo y ahora que también e ingresado a un grupo de escritura ando aún más apretada. Además, escribir esta entrada me resultó más complejo de lo que había calculado en un principio. Pero no se preocupen, ténganme un poco de paciencia mientras termino de organizarme y consigo un buen ritmo, ya que haré lo posible por actualizar el blog al menos una vez por semana.


Y bueno, ahora sí entremos de lleno en el tema de esta entrada.

Primero, repasemos el concepto base: El narrador es una figura creada por el autor de la obra para ayudar a los lectores a disfrutar de la historia como si fuese verdadera. Responde a la pregunta: ¿Quién cuenta la historia?



Fuente



En esta entrada vamos a hablar sobre los tipos de narradores, clasificados según la persona gramatical que usan.

Según Wikipedia “El narrador de cualquier obra tiene ciertas características y limitaciones que definen cómo el autor puede narrar la historia. Como tal, el narrador interpreta la historia dependiendo del lugar que ocupe en el mundo que se narra (…). Según este criterio, los diferentes tipos de narrador pueden clasificarse en tres grandes grupos, según la narración se dé en primera, segunda o tercera persona (las más comunes son la primera y la tercera; la segunda persona rara vez puede encontrarse en una narración).”



Narrador en primera persona (“yo”, “nosotros”)



Fuente
Generalmente narra desde el singular: “yo”. Según David Corbett en “The Art of Character”, este es el punto de vista que se considera con frecuencia el más natural debido a que así es como contamos las historias sobre nosotros mismos en el día a día. Aquí el autor asume la persona de alguien dentro del mundo de la historia, normalmente el protagonista, u otra persona con una justificación convincente para describir los eventos.








El narrador en primera persona suele pertenecer a alguno de estos tipos:



- Narrador protagonista: Es el personaje principal de la historia y nos la cuenta desde su perspectiva.

- Narrador testigo: Es un espectador de lo que le sucede a otros y así nos lo cuenta. Al no estar directamente involucrado en la historia, nos la suele contar desde una postura un poco más objetiva (aunque no siempre es el caso).

- Narrador personaje: A diferencia del narrador testigo, el narrador personaje sí participa de los hechos narrados, pero no es el centro de atención de los mismos.


Ahora veamos un ejemplo de cada tipo:



Supongamos la siguiente historia: Paco es un chico tímido que gana un concurso de canto y se vuelve famoso.

- Narrador protagonista: Paco es el personaje principal, así que la narración podría ir así: “Cuando me inscribí al concurso nunca imaginé que llegaría tan lejos. Ni en mis más extraños o atrevidos sueños había imaginado jamás que aquello cambiaría mi vida por completo”.

- Narrador testigo: supongamos que Alicia vio a Paco en el programa de televisión del concurso y ahora es su fan. Ella nos cuenta la historia así: “¡Él era tan tímido al inicio! Se demoraba en empezar a cantar, pero una vez le salía la voz no podía quitarle los ojos de encima. Me dejaba hipnotizada”.

- Narrador personaje: Laura es la hermana de Paco y nos cuenta la historia así: “Cuando Paco me dijo que se iba a inscribir a un concurso de canto me sorprendí. Mi hermano siempre había sido un chico tímido que se ponía rojo como un tomate si alguien le pedía cantar. «¿Sabes que te van a ver un montón de personas por la tele?» le pregunté para estar segura si había entendido bien sus intenciones y él, como de costumbre, no dijo ni mú; pero asintió con la cabeza”.


Podríamos decir entonces, que la diferencia entre el narrador testigo y el narrador personaje es la distancia de la historia central. Ambos existen en el mundo en el que se desarrolla la historia, pero el narrador personaje participa de manera directa en los hechos que narra, mientras que el narrador testigo solo es un observador.



Narrador en segunda persona (“tú”, “usted”, “vosotros”, “ustedes”)



Fuente
Es uno de los que menos se usa, pues tiende a sentirse algo extraño e incómodo tanto para el escritor como para el lector. Según David Corbett en “The Art of Character”, al utilizar la segunda persona se busca conseguir alguno de estos dos efectos: 1) Universalizar lo que se está contando, animando a que el lector se sumerja a sí mismo en la acción como un personaje. El problema con esto, es que el personaje tiende a ser generalizado al punto de sentirse vago, insustancial. 2) El otro uso sugiere a un narrador en primera persona alienado de sí mismo. La ventaja de esto es que permite mayor especificidad en el personaje.

Hay, sin embargo, un tercer uso que pareciera ser una amalgama de los dos primeros. En este caso se logra la especificidad del personaje, pero al mismo tiempo se busca que el lector se identifique con el mismo y se sienta parte de la historia. Aquí el lector asume un rol similar al de un actor durante una obra, ya que durante la lectura del libro suspende su incredulidad y asume la persona de quien está viviendo la historia. En ese momento, el lector se convierte en el personaje.

Un ejemplo de novela en segunda persona es “Bright Lights, Big City” escrita por Jay McInerney y publicada en español como “Luces de neón”. La novela empieza así:

No, no eres la clase de tipo que estaría en un lugar como éste a estas horas de la madrugada. Pero aquí estás, y no puedes decir que el terreno te sea del todo extraño, a pesar de que los detalles están borrosos. Estás en una discoteca hablando con una chica que tiene la cabeza rapada. La discoteca ha de ser Heartbreak o bien el Lizard Lounge. Todo se aclararía si pudieras escabullirte a los lavabos y aspirar un poco más de Polvo Mágico Boliviano. Pero puede que no.

Considero que esta novela es un ejemplo del tercer uso. Aquí te invitan a ponerte en la piel del personaje y vivir su historia como si fuera la tuya.


Narrador en tercera persona (“él”, “ella”, “ellos”, “ellas”)


Fuente

Según David Corbett en “The Art of Character”, este es el punto de vista más usado y el más fácil de controlar (lo usamos en el día a día al hablar sobre otras personas y lo solemos encontrar en los cuentos de hadas y en una gran cantidad de novelas). Es muy flexible, ya que permite describir de manera objetiva los hechos, pero también puede adentrarnos en la mente y alma de los personajes para conocer cómo experimentan ellos la historia desde el interior. Además, con este narrador se puede dar a los lectores información que los personajes no necesariamente conocen o de la que no están conscientes.


El narrador en tercera persona suele pertenecer a alguno de estos tipos:



- Narrador omnisciente: Es una figura sin nombre que conoce todo respecto a la historia, el mundo en el que se desarrolla y los personajes. Es, en esencia, un ser que lo sabe y lo presencia todo (incluso los sentimientos y pensamientos de todos los personajes). Tiene libertad completa para moverse en el tiempo. Puede presagiar o sugerir eventos futuros o contar acontecimientos del pasado. También tiene completa libertad sobre el manejo del espacio, así que puede saltar de un lugar a otro del mundo de la historia, según lo requiera o lo desee. Domina toda la narración y puede opinar, juzgar o explicar cualquier cosa que ocurra dentro de la historia, o incluso establecer relaciones con “el mundo real” (por ejemplo, puede dirigirse directamente al lector, “Sí, a ti que estás leyendo esto”). Ya que el narrador omnisciente tiene una autoridad absoluta sobre la historia, aporta mucha credibilidad a la misma. Un manejo acertado de este narrador puede resultar bastante complejo, pues requiere una voz narrativa muy fuerte y única, ya que en este caso, los lectores usualmente no solo están interesados en la historia en sí, sino también en la forma particular que este narrador tiene para contarla y en las opiniones que expresa o los comentarios que hace a lo largo de la misma.

- Narrador equisciente: Es un narrador que sigue el punto de vista de un personaje a la vez y por lo tanto, a diferencia del narrador omnisciente, no puede saber lo que los demás personajes están pensando o sintiendo en ese mismo momento, aunque sí puede hacer conjeturas al respecto. Según Literautas, “La percepción del narrador equisciente es limitada, pero puede tratarse de una percepción limitada simple (un solo personaje al que el narrador sigue durante toda la historia) o percepción limitada global (el personaje al que el narrador sigue puede cambiar según la escena o el capítulo).”

La saga Canción de Hielo y Fuego de George R. R. Martin sirve como ejemplo de una historia narrada usando una percepción limitada global, pues en cada capítulo el narrador se centra en el punto de vista de un personaje particular (narrador equisciente), tomando ese capítulo el nombre del personaje al que se sigue y, a lo largo de los libros, los capítulos van intercalando el punto de vista de diferentes personajes.

Este narrador se identifica con la voz del personaje al que sigue y esto se refleja usualmente en los juicios de valor u opiniones que expresa.

Una característica especial de este narrador, es que puede proporcionarnos información que el personaje al que sigue desconoce, o incluso describirlo desde un punto de vista externo a sí mismo.

- Narrador deficiente u objetivo: Según Wikipedia, «El narrador deficiente conoce 'menos que el protagonista" acerca de la historia. Registra únicamente lo que puede ser visto y oído, sin penetrar en la mente de ninguno de los personajes. Por esta razón, este tipo de narrador puede recibir también el nombre de narrador objetivo, porque no incluye ninguna subjetividad en su narración (ni suya ni de ningún personaje).
Este narrador, por lo tanto, es un mero testigo de los hechos que acontecen en la narración, y es el más utilizado en la narración periodística.»


A este narrador también se le conoce como narrador cámara.


Ahora veamos un ejemplo de cada tipo:



Para facilitarnos las cosas, continuemos con la historia de Paco (el chico tímido que gana un concurso de canto y se vuelve famoso).

- Narrador omnisciente: “Cuando Paco le contó a su familia que había pasado las eliminatorias del concurso de canto, la mesa del comedor se quedó en silencio durante varios minutos. Su madre, Claraluna, no podía creer que Paco, con su timidez, se hubiera atrevido a audicionar frente a un jurado tan exigente; Carla, su hermana menor, solo pensaba en contarles a todos en su salón que su hermano Paco había pasado las eliminatorias y que pronto lo verían en televisión; Laura, por su parte, ya lo sabía todo: ¡Ella lo había acompañado a la audición! Y por eso estaba sentada con una sonrisa discreta, esperando a que el silencio se rompiera y comenzara la lluvia de preguntas y exclamaciones. Martín, el padre de Paco, estaba todavía en el trabajo y solo se enteraría de la noticia hasta el día siguiente, cuando su esposa se lo contara durante el desayuno. Ese concurso iba a cambiar no solo la vida de Paco, sino la de toda su familia. Para bien o para mal.”

- Narrador equisciente: Aquí el personaje punto de vista será Martín, el padre de Paco: “Martín tardó un rato en asimilar lo que su esposa le había contado. Su hijo Paco acababa de pasar las eliminatorias preliminares y se había ganado un pasaje a la capital para participar en la versión del concurso que saldría al aire dentro de unas semanas. Martín podía sentir el orgullo de su esposa cuando hablaba de lo bien que cantaba su hijo, y de cómo ahora se veía el fruto de las clases de canto que le había hecho tomar de pequeño. Sin embargo, Martín solo tenía una preocupación en esos momentos: Aunque los pasajes fueran gratis, ¿de dónde iba a sacar el dinero para pagar la estadía de su hijo en la capital? — ¿Cuántos días va a estar Paco allá? — le preguntó a Claraluna, mientras soplaba el café que seguía muy caliente —En principio una semana más o menos— le contestó ella —¡Dios mediante, tal vez más! —añadió emocionada. Entonces Martín alzó su taza de café y se lo tomó de un trago — ¡Ah! ,¡quema!— exclamó, al tiempo que pensaba “¡¿tal vez más?!”.

- Narrador deficiente u objetivo: Ahora veamos la escena anterior contada por un narrador objetivo: "Después de que su esposa le contó lo de Paco, Martín se quedó un rato en silencio. Ese silencio fue aprovechado por Claraluna para alabar la voz de su hijo y decir que por fin se veía el fruto de las lecciones de canto que le había hecho tomar de pequeño. Al poco rato, Martín la interrumpió con una pregunta, mientras soplaba el café del que aún salía vapor —¿Cuántos días va a estar Paco allá? — Claraluna lo pensó un momento y enseguida dijo —En principio una semana más o menos— y luego añadió —¡Dios mediante, tal vez más! — En ese momento, Martín alzó su taza de café y se lo tomó de un trago — ¡Ah! ,¡quema!— exclamó, al tiempo que fruncía el ceño."



Y bueno, este es el final de una entrada muy larga, que me costó bastante escribir y organizar. Deseo que el tema haya quedado lo más claro posible, y si tienen alguna pregunta o comentario al respecto, no duden en escribirme.

Ya que como este tema da para largo, voy a ir intercalando las entradas sobre el mismo con otras de diversos temas. Así, creo, incrementaré las probabilidades de actualizar más seguido el blog pues según parece, escribir las entradas de este tema suele tomarme mucho más tiempo del previsto.

*ACLARACIÓN IMPORTANTE: Al investigar sobre este tema encontré diversas clasificaciones y algunas contradicciones. Lo expresado en esta entrada es la forma como yo entendí, organicé y asimilé la información que encontré (¡Y vaya trabajo que me costó! XD!).


¡Nos estamos leyendo!

(o^_^o)/


_____________________________________________________________________


Fuentes consultadas:

2 comentarios:

  1. Hola, Megumi! Valoro tu esfuerzo. Leer este material de tu blog, nacido en tu mente, tu dedicación y manos me han ayudado a avanzar. Realmente desconocía acerca de la clasificación de los tipos de narradores. Tengo una muy buena historia para contar, y no he querido iniciarla porque quiero prepararme lo mejor posible, ya que considero que los lectores merecen algo de calidad. Gracias, muchas gracias! Desde hoy tienes a un seguidor más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Jesús!

      Me alegra mucho saber que mi blog te ha resultado de ayuda :)

      Pienso igual: quiero darle a mis lectores algo de calidad y por eso me tomo mi tiempo con las historias y para aprender sobre escritura.

      Gracias por convertirte en seguidor :)

      ¡Muchos ánimos con tu proyecto de escritura y tu preparación!

      Eliminar