sábado, 21 de octubre de 2017

Bitácora de Escritura (21/10/2017)


¡Hola!

¿Cómo están?

Siento mucho no estar cumpliendo con la actualización quincenal, pero aquí me tienen de vuelta, aunque sea con bastante retraso.

Como les he contado, mi salud ha estado bastante regular este año y me ha tocado bajar el ritmo y priorizar unas cosas sobre otras. Aun así, pasito a pasito, he ido avanzando en mi proyecto “Z” :)

Fuente

Como hace rato no hablo de mi proyecto (desde el 13 de junio, para ser exactos), les pongo el link a una entrada para que refresquen la memoria sobre lo que llevaba hasta ese momento y en qué parte había quedado: “Sobre mi proyecto actual de escritura”.

Ahora sí, les voy a contar qué he hecho durante estos meses con “Z”:

Si leyeron la entrada que enlacé, sabrán cuál era mi plan. Sin embargo, aquí les hago un resumen:

Además de los documentos de planificación del primer libro (ficha de novela, resumen argumental, resumen capítulo a capítulo), llevaba escritas las 15 primeras páginas del borrador del prólogo. Mi plan era “darme unas vacaciones (más o menos dos semanas) para alejarme de “Z”, descansar y recuperar energías. Pasadas las vacaciones, mi plan más inmediato es participar en el CampNaNoWriMo de Julio y escribir (y reescribir) las siguientes 30 páginas del primer borrador. Al tiempo que trabajo en estas páginas, planeo también ir profundizando, poco a poco, en la construcción del mundo”.

Vamos por partes:

Las vacaciones me las di y me sirvieron mucho (aunque también estuve enferma a ratos). Además, a inicios de agosto rematé con un corto viaje que fue realmente el que me dio el descanso mental que tanto necesitaba y me sirvió de inspiración para otra de mis historias (UVELT). Aunque cuando viajé estaba saliendo de una fuerte gripa y cuando volví a mi ciudad me estaba empezando una nueva ronda de gripa (el cambio de clima me afectó).

Participé en el CampNaNoWriMo y aunque no logré mi meta de escribir y re-escribir las siguientes 30 páginas del primer borrador, sí conseguí lo siguiente: 1) Reestructurar una subtrama basándome en la retroalimentación que me dio el profesor al final del curso pasado. Esto me llevó bastante tiempo porque tuve que repensar y reorganizar buena parte de esa subtrama y luego cambiar el resumen de los capítulos en los que esa subtrama aparecía. Lo bueno es que al final el resultado me gustó y me llenó de ideas muy interesantes para darle más cuerpo a la historia principal. 2) Revisé y actualicé todos mis documentos de planificación para el primer libro de “Z”.

En cuanto a la construcción de mundo, sí logré profundizar un poco (sobre todo en aspectos que se ven durante el prólogo); pero aún me falta mucho camino por recorrer en este apartado. Como avances importantes, ahora tengo más claridad sobre cómo funciona la magia en el mundo de mi historia y también sobre cómo funcionan los dones especiales. Además, tengo bastante claro uno de los lugares principales que aparecen en el prólogo, y estoy trabajando activamente en profundizar mi conocimiento sobre el otro lugar principal.

Habiéndoles contado sobre el resultado de mis objetivos iniciales, ahora les voy a contar qué otras cosas estuve haciendo durante este tiempo.

Algo que para mí era muy importante tener listo antes del inicio del tercer año del programa de formación de novelistas, era implementar un sistema para poder mantener la información de mi historia actualizada según lo que fuera escribiendo en este primer borrador, y que al mismo tiempo me permitiera buscar con facilidad los datos que necesitara durante la escritura para mantener la cohesión y coherencia de la novela.

Resulta que en medio de mi búsqueda para organizarme, una de mis compañeras de cabaña mencionó un software llamado WriteWayPro y yo fui a la página web oficial y ¡tachán!, hace poco el desarrollador había decido liberar el software (antes de pago) para que cualquiera pudiera usarlo en forma gratuita. Así que me lo descargué y me puse a explorar las posibilidades que ofrecía.

WriteWayPro es un software con mucho potencial y herramientas muy útile
s; sin embargo, no era exactamente lo que estaba buscando, así que decidí probar con otro software (también gratuito): yWriter. Ahí sí pude hacer casi todo lo que quería, pero ese “casi” no era suficiente, así que me acordé de la increíble flexibilidad de un software que tengo (y uso) desde hace algunos años: Scrivener. A diferencia de WriteWayPro y yWriter, Scrivener no viene con una estructura predefinida (aunque se pueden usar plantillas), pero tiene un montón de herramientas que ofrecen una flexibilidad enorme para adecuarse justo a lo que uno necesita en cada momento. Tuve que leer parte del manual y ver algunos tutoriales, pero finalmente logré diseñar lo que estaba buscando: una forma de mantener organizada, accesible y actualizada la información de “Z” mientras escribo el borrador del primer libro (aunque todavía está en versión alfa y sujeta a modificaciones). Además, para complementar a Scrivener y no enredarme con las fechas, me puse a explorar otro software que tengo desde finales del año pasado y al que no había podido dedicarle mucho tiempo. Se llama AeonTimeline y sirve para hacer líneas temporales que facilitan mucho el poder saber dónde está cada personaje y qué está haciendo en cada momento, así como ver en forma ordenada (e incluso separada por categoría) los diferentes hechos y eventos de la historia y las líneas argumentales. Así que ahora tengo también un proyecto en AeonTimeline para llevar registro del tiempo y los acontecimientos a lo largo del libro 1 de “Z”.

Solucionado todo esto, fue momento de enfrentarme de nuevo con la escritura como tal del primer borrador de Z. El problema es que no estaba segura de cómo continuar. No es que no supiera qué iba a pasar a continuación, sino que las 15 primeras páginas estaban tan pulidas que sentía una gran brecha entre estas y mis intentos por continuar el prólogo a partir de donde estas habían quedado. Intentaba, obstinadamente, que las siguientes páginas quedaran perfectas y eso me llevó al bloqueo.

Intenté encontrar soluciones al bloqueo viendo nuevamente varios videos de un curso sobre el proceso creativo del cual ya les he hablado antes y que me gusta muchísimo: Go*Create de Creativitywise. Los videos me ayudaron a entender que un buen plan de ataque podría ser el ver el prólogo como un micro-proyecto en sí mismo. Así que eso hice.

Aquí hago un paréntesis.

Resulta que llevaba tiempo buscando una app que me permitiera trabajar mis proyectos de escritura en mi tablet. Sé que hay procesadores de texto y todo eso, pero yo buscaba algo más completo. Me emocioné cuando sacaron Scrivener para iOS, pero yo tengo Android y, según leí, no comenzarán a trabajar oficialmente en el desarrollo de una versión para Android hasta no haber lanzado el Scrivener 3 para Windows PC. Entonces me acordé de yWriter y se me dio por buscar si el autor pensaba desarrollar una versión para Android. Y resultó que no solo pensaba desarrollarla, sino que ya lo había hecho y estaba en prueba beta a la cual se podía acceder en la Play Store tras pagar aproximadamente 5 USD. No me aguanté las ganas y compré la app.

yWriter para Android  es lo que estaba buscando. Tiene un modo oscuro con fondo negro y letras blancas que me ayuda mucho a enfocarme cuando estoy usando la app. Me permite organizar y acceder fácilmente a la información de los personajes, lugares, objetos, secciones y capítulos, y tomar notas aparte. Además, aunque no viene con tantas herramientas como Scrivener, pienso que esto en realidad es un punto a favor porque evita que me distraiga y hace que me enfoque en lo fundamental. Y como es compatible con la versión de yWriter para PC y tiene sincronización en la nube, siempre tengo disponible y actualizada la información en mi computador de escritorio y de ahí puedo pasarla fácilmente a Scrivener (que es el software con el que prefiero trabajar cuando no estoy en mi tablet).

Ahora sí, terminado el paréntesis, volvamos al problema en cuestión. Como el problema surgía de lo desigual que estaban trabajadas las diferentes páginas del prólogo, decidí poner todo al mismo nivel para poder trabajar a partir de ahí. Lo que hice fue lo siguiente:

1) En yWriter para Android creé un proyecto enfocado exclusivamente en el prólogo. Tomé el resumen del prólogo como el “concepto” del mismo.

2) Luego me basé en el “concepto” del prólogo y en las páginas que ya tenía escritas para hacer una especie de Pre-make: un listado de 20 puntos clave sobre lo que sucede en el prólogo y el orden en que sucede. Primero enumeré los puntos clave de las páginas ya escritas y luego continué hasta terminar todos los puntos clave del prólogo. Con esto ya empecé a emparejar las cosas y poner todo al mismo nivel (además de que me di cuenta de que debía hacer algunos ajustes importantes a las páginas ya escritas y cambiar el momento y la forma en que aparecía un personaje. Esta es una de las ventajas de tener todo al mismo nivel: tienes una visión más completa y puedes detectar mejor, y más temprano, ciertos problemas).

3) Luego decidí desarrollar de manera rápida cada uno de los 20 puntos clave. Empecé por el punto uno para continuar con mi misión de dejarlo todo al mismo nivel, pero después de concluir la versión rápida del primer punto clave comencé a procrastinar y a procrastinar. Después de varios días sin avances significativos, me di cuenta de que sentía que era una pérdida de tiempo intentar hacer una versión rápida de los puntos clave que ya tenía desarrollados y pulidos (eso era, en parte, lo que me tenía parada). Así que decidí que iba a continuar no con el segundo punto clave, sino con aquel en el que empezaban las páginas que aún no había escrito.

4) Aquí es donde me encuentro ahora, aunque inicialmente tuve que parar varios días para enfocarme en otras cosas que necesitaban mi atención prioritaria, después me puse a procrastinar por un bloqueo, y luego se presentaron varios imprevistos relacionados con la casa (hay que hacer varias reparaciones y ajustes). Por fin vuelvo a avanzar, aunque a trompicones (me he dado cuenta de que me emociona y me aterra a partes iguales esto de escribir el primer libro de una trilogía). Afortunadamente, hace unos días conocí una compañera de escritura con la cual planeamos motivarnos mutuamente para lograr cada una nuestras respectivas metas de escritura. Ya les contaré qué tal me va con mi compañera de escritura ;)

Aunque hasta hace un par de semanas no estaba segura de si podría inscribirme al tercer año del programa de formación de novelistas (y eso contribuyó en parte a los días de parón que tuve en el avance de mi novela), me alegra decir que por fin pude hacerlo, y que además quedé en el grupo con el profesor que quería y con compañeros con los cuales quería volver a estudiar. El curso comenzó hace dos días, y la próxima semana debemos entregar los documentos de planificación. Como ya los revisé y actualicé durante las vacaciones, ahora me estoy enfocando en lo que será la segunda tarea a entregar en el curso (dentro de un poco menos de dos semanas): las primeras páginas de la novela.

Con una compañera, con la que cursé el primer año del programa de formación de novelistas, decidimos hacer un “intercambio” de nuestras primeras páginas para ver cómo cambiamos y avanzamos en el año que estuvimos con profesores diferentes y también para darnos retroalimentación mutua. Yo aproveché esto para revisar lo que llevo escrito hasta ahora del primer borrador oficial (casi 6000 palabras) y ahora, mientras espero su retroalimentación, estoy lista para continuar con lo que me falta del prólogo. 

Confieso que una de las razones por las que es tan importante este tercer año para mí es que no voy a estar a mis aires, sino que tendré fechas límites para entregar los avances de mi novela y eso es un gran antídoto contra mi tendencia natural a la procrastinación (amo escribir, pero a veces el miedo a estropearlo todo, a no hacerle justicia o a no saber cómo hacer las cosas, me paraliza).

A medida que avanzo voy pasando y organizando la información de yWriter a Scrivener para tenerla actualizada. Curiosamente, el cuarto punto lo he estado trabajando tanto desde Scrivener como desde yWriter para Android, así que aquí también hago lo contrario y paso la información desde Scrivener hasta yWriter. La idea es que los avances del primer borrador estén disponibles y actualizados en ambos programas.

Por si sienten curiosidad, aquí les dejo una imagen del mini proyecto del prólogo en yWriter para Android: 




Tengo muchas ganas de hacer algunas entradas sobre los softwares que uso y cómo los uso por si les puede resultar de utilidad.
De hecho, ya empecé a elaborarlas; pero como les dije en mi entrada anterior: hacer eso me lleva más tiempo que las entradas de bitácora, así que muy probablemente me demoraré en publicarlas.

Ahora que he comenzado el tercer año de estudio y vuelvo a tener fechas límites oficiales, creo que me será mucho más sencillo mantener un ritmo constante y actualizar con más frecuencia el blog con nuevas entradas de bitácora.

Y bueno, hasta aquí llega esta entrada.

Gracias por su paciencia y comprensión.

¡Nos estamos leyendo!


(o^_^o)/

2 comentarios:

  1. Hola, Andy, ¿Cómo estás?

    Recuerdo que en Fantasitura, me comentaste que estabas usando el yWriter. Al final yo instalé la versión pagada del JotterPad, pero también quiero probar el Ywriter para ver cuál tiene mejores herramientas.

    En lo personal, trabajo bastante en Scrivener, pero cuando quiero escribir en otro lugar, mi tablet y teclado USB son muy buenos amigos :)

    Sobre mi novela, Camahueto, te cuento que sigo con la corrección con Marina di Marco. Va lento, me gusta mucho como está quedando, y en la posproducción de fotos voy a probar con un artista que conocí, a ver si ahora sí quedan como deseo. :)

    Estoy trabajando también en mi novela Doslunas, ya tengo el tablero del mundo, las leyes de la magia, y estoy enfocada ahora en las líneas de historias de los personajes, para poder trabajar en la escaleta del primer libro. Mi propósito es trabajar todos los días, aunque sea un poco.
    Me había propuesto no escribir el borrador hasta no tener la escaleta, pero la ansiedad me gana, y ya estoy trabajando sobre el primer capítulo. Espero no caer en un callejón sin salida después :D

    Espero que tu salud vaya mejorando y fortaleciendose. Estaré más atenta a tus entradas en tu blog.

    Un abrazo!

    Aza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Aza!

      Me alegra mucho encontrarte por mi blog :)

      Mi salud sigue teniendo sus altas y sus bajas.

      Sí, prueba el yWriter y me dices qué tal te parece. A mi me encanta para usarlo en la tablet.

      Me alegra mucho que sigas progresando con Camahueto, tengo muchas ganas de ver cómo queda la versión final.

      En mi curso de escritura, mientras trabajábamos la planificación, escribíamos fragmentos de la novela, aunque no en orden. Tal vez podrías hacer algo parecido para que lo que escribas no interfiera con tu planificación y termines en callejones sin salida. Podrías escribir fragmentos como parte de un proceso de exploración mientras tienes listo tu Premake. Tener el Premake listo primero (aunque lo suficientemente flexible para acomodar cambios, adiciones o recortes inesperados), ayuda mucho a no caer en callejones sin salida ;)

      Estoy juiciosa con el tratamiento que me mandó el médico y he mejorado bastante, aunque todavía no estoy del todo bien.

      Gracias por tus buenos deseos :D

      ¡Un abrazo!

      Eliminar