domingo, 13 de abril de 2014

Reflexión: ¿Hay que estar inspirado para escribir?


He escuchado a muchos escritores decir que no pueden escribir sin inspiración, y a otros tantos decir que la inspiración no existe; pero yo no estoy de acuerdo ni con lo uno ni con lo otro. Creo que la inspiración sí existe; pero también creo que, independientemente de si estamos inspirados o no, podemos escribir en cualquier momento.

Para mí la inspiración es un estado de “Flow (o “flujo”, en español) en el que la persona está tan concentrada en la escritura que literalmente se olvida de todo lo demás a su alrededor y vive intensamente el proceso de escribir. Es un estado en donde la mente está mucho más receptiva a las ideas y a las emociones, en donde la lógica y la creatividad se funden en una armonía sublime y permiten los picos más altos de desempeño.


Fuente


Sin embargo, en el día a día no suele resultar sencillo alcanzar ese estado de “flow. Y es por eso, creo yo, que muchos dicen que las musas los abandonan o solo los visitan de vez en cuando. Sin embargo, aún sin ese estado de inspiración, podemos escribir. Escribir es más que poner palabras en el papel. Es conectar nuestra creatividad con nuestra lógica y con el lenguaje.

Para escribir una novela, por ejemplo, hace falta construir e investigar muchas cosas: si, por ejemplo, tu protagonista va a pasar varios días en un desierto y ahí va a suceder algo importante, como escritor debes hacerte una idea lo suficientemente buena de cómo son los desiertos y de las características particulares del desierto en el que se encontrará el personaje y los desafíos y ventajas que implica ese lugar. Si, por ejemplo, el protagonista es un médico, como escritor deberás tener claros los aspectos fundamentales de la profesión y las características, actitudes y saberes que te permitan que el personaje resulte creíble en su rol de médico. Para investigar sobre eso, para organizar esa información, no hay que estar inspirado, simplemente hay que ponerse a ello. 

 

Muchas veces la “falta de inspiración” es en realidad un reflejo de que hay vacíos o huecos en los que necesitamos trabajar: tal vez no hemos desarrollado un personaje lo suficiente, tal vez no tenemos una idea clara de los principales lugares en donde transcurre la historia de nuestros personajes, tal vez estamos trabajando desde un punto de vista inadecuado, o tal vez no tenemos muy claro qué tipo de historia queremos contar. Entonces, en realidad, no es que haya “falta de inspiración”, lo que hay es falta de claridad, vacíos en la información, confusión. Y para salir de eso, para destrancarnos, no necesitamos esperar a que vuelvan las musas por sí solas, necesitamos trabajar en las cosas que nos dan problema: investigar más, probar diferentes puntos de vista, reflexionar y definir el tipo de historia que queremos contar, darnos tiempo para imaginar con claridad los lugares de la historia (pensar en qué olores tendrían, en sus texturas, en las cosas que más destacan en cada lugar, en la sensación que transmiten… ), profundizar en nuestro personaje (indagar sobre sus motivaciones, sus actitudes, su forma de pensar, su pasado, sus vínculos…), etc.

Otras veces, la falta de inspiración es simple, llana y sencillamente “sobrecarga”, estrés puro y duro acumulado hasta sobrepasar nuestro límite. Entonces, nos bloquemos, y ¿qué hacer? Pues si la causa es una sobrecarga, es muy sencillo: ¡Hay que descansar!, ¡Relajarnos! ¡Despejar nuestra mente! Es ahí donde sacar al perro, ir a trotar, darnos una ducha y otras actividades similares pueden hacer maravillas y poner de nuevo a funcionar nuestra mente creativa, ya que el bloqueo por estrés muchas veces se debe a que intentamos abarcar más de lo que podemos hacer en ese momento, a que nos ponemos metas tan grandes que nos parecen imposibles de alcanzar o que nos hacen sentir que no avanzamos nada por más que trabajamos arduamente cada día. El bloqueo es porque intentamos que nuestra parte lógica y rígida guíe todo el proceso y nos olvidamos que necesita trabajar en armonía con nuestra parte creativa, espontánea y libre. Y el bloqueo es porque nos olvidamos que no nacemos sabiéndolo hacer todo y que a escribir se aprende.

Así que, disfruta cuando entres en estado de flow, y trabaja duro y con constancia el resto del tiempo. Así, siempre podrás escribir ;)

6 comentarios:

  1. Buena entrada. Soy de esas personas que no cree mucho en las musas. Más bien, he logrado llegar a ese estado de inspiración o "flow", como lo llamas, creando una rutina diaria. En un principio, me costaba mucho, pero poco a poco fui adaptándome y ahora más bien siento la necesidad de escribir a esa hora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :)

      Creo que una rutina definitivamente puede ayudar a entrar con más facilidad y frecuencia en ese estado de "flow". Yo he intentado establecer una rutina de escritura y el año pasado de hecho lo logré por un tiempo; sin embargo, los últimos meses han sido bastante caóticos (por diferentes circunstancias) y me ha resultado muy difícil mantener una rutina.

      Como anécdota, este sábado que pasó, me llegó una súbita inspiración mientras estaba en la ducha y apenas salí y me cambié me puse frente al computador y escribí durante dos horas casi ininterrumpidas sintiéndome en un gran estado de "flow". Fue una sensación muy agradable y me gustó mucho lo que escribí: el final de una historia que había empezado hacía algún tiempo, pero que aún no estaba segura de cómo terminaría.

      Ahora me estoy enfocando en un proyecto para ver si al fin termino una novela (si vieras el montón que tengo empezadas XD!), y la última semana le dediqué apróximadamente dos horas diarias a eso (aunque no en un horario definido, como me hubiera gustado, sino en los tiempos que podía). Pero cuando me surgen ideas para otras de las novelas que he empezado, y sobre todo si son tan fuertes y emocionantes como lo que me pasó el sábado, entonces aprovecho para escribir esas ideas y entrar en estado de flow. Y el resto del tiempo (es decir, la mayoría de los días) trabajo en mi proyecto actual (con el cual también he tenido varios momentos de "flow", y muchos más de trabajo duro, investigación y experimentación).

      Eliminar
    2. Si vieras el montón de archivos de novelas iniciadas (que luego abandoné) que tengo en cierta carpeta sellada con miles de encantamientos en un rincón oscuro y distante de mi computadora, te echarías a llorar XD

      Creo que lo importante en sí es sentarse todos los días a la misma hora (que ayuda), sino sentarse todos los días aunque sea unos minutos y dedicarlos exclusivamente a escribir. Creo que escribir es más habilidad que don (o al menos eso me gusta creer), y como toda habilidad, se debe ejercitar. Si es cierto que uno es un maestro después de dedicar 10,000 a cierta actividad, pues entonces conviene escribir todos los días para hacerse maestro antes de los 80.

      Suerte con ese proyecto.

      Eliminar
    3. ¡Muchas gracias! :)

      Sí, eso estoy descubriendo. Duré varios meses luchando para escribir a una misma hora hasta que acepté que, de momento, me resulta muy difícil conseguirlo. Cuando lo acepté, busqué una alternativa: trabajar todos los días en mi historia en el tiempo que pudiera, sin horarios fijos. Y hasta ahora esa alternativa me está dando muy buenos resultados :)

      Con lo que dices de la escritura siendo más habilidad que don me recordaste a una cosa que leí en el libro "Beginnings, Middles & Ends" de Nancy Kress. Ella dice que la visión de un escritor, a veces llamada talento, no se puede enseñar. Esa visión proviene del escritor (de sus experiencias, su imaginación, sus creencias, su percepción, sus intereses, su sofisticación, de lo que ha leido antes, de su alma). Sin embargo, existe algo que sí se puede enseñar (y por lo tanto aprender): "craft" (el arte, el oficio). Y según dice ella, "craft" es el proceso de poner nuestras historias en "papel" en una forma en que los lectores puedan seguir, que mantega su interés y que disfruten.

      Eliminar
  2. solo pasaba por aqui9 de junio de 2014, 08:29

    Hola, hace poco encontré tu blog y de todas las entradas que he leído, esta me llamo la atención porque me recordo algo que vi.

    Creo que lo que inspiración es más como "el momento en el que las ideas fluyen". Y esas ideas pueden fluir por diferentes cosas, inclusos, las ideas pueden fluir del caos mismo.

    Lo que me recordó el tema de la instpiración fue un capítulo de una serie llamada "Malcom in the middle" no se si la hayas visto, es una serie vieja de comedia muy buena.

    El capítulo en particular es este
    http://malcolmlatino.blogspot.com/2012/06/opera-06x11.html

    Y lo que me recordo fue la inspiración del personaje Dewey para escribir una opera. Si no quieres verlo todo puedes remitirte al minuto 8 (apriximadamente) :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo con tu concepto de inspiración como "el momento en el que las ideas fluyen" y en que hay muchas cosas que pueden activar o propiciar que esas ideas fluyan.

      Apenas tenga tiempo voy a echarle una mirada al capítulo que mencionas ;)

      ¡Gracias por comentar! :)

      Eliminar