martes, 22 de julio de 2014

Cadena de escritura: una forma de adquirir (o mantener) el elusivo hábito de escribir todos los días




Fuente


 Ya les he contado parte de mis peripecias literarias, y un aspecto que me ha costado bastante es formar un hábito de escritura diaria. El año pasado lo conseguí por un tiempo gracias a un NaNoCamp, pero unas circunstancias inesperadas me dificultaron mantenerlo y desde entonces no he podido volver del todo a seguirlo.

Este año he logrado trabajar varios días seguidos en mi proyecto de novela o aprendiendo sobre escritura literaria (leyendo libros, blogs y demás); pero he de admitir que en esos días no siempre escribía (a veces investigaba, a veces trabajaba en la “construcción de mundo”, etc.).

El caso es que, con mi actual participación en el CampNaNoWriMo de julio, he conseguido algo que (creo) nunca antes había logrado en los Camps ni en el evento principal de noviembre: ¡he escrito durante todos y cada uno de los días del desafío! (¡21 días en total hasta ahora y contando!). 

Gracias a esto he descubierto algo que me ha resultado muy útil y hoy quiero compartirlo con ustedes. Se trata de la cadena de escritura diaria.


Fuente



Lo único que se requiere para implementarla es establecer una fecha de inicio (en mi caso esa fecha fue el primer día del campamento) y, como su nombre lo indica, escribir todos los días.

Antes yo intentaba plantearme un mínimo de palabras por día, desde 500 o 1000 diarias, hasta un mínimo de 10. Sé que a otros escritores esta estrategia les funciona y entonces, poco a poco, van incrementando el número de palabras que se exigen escribir diariamente. Sin embargo, a mí no me funcionó: había días en los que sencillamente no podía cumplir la meta y la sensación de fallar me frustraba mucho y se iba acumulando en mí, disminuyendocon el tiempo las ganas que tenía de escribir.


 
Fuente


Pero este campamento ha sido muy diferente. ¡Todos los días tengo ganas de escribir! Y una de las principales razones, además de que me gusta la historia (aunque generalmente me gustan las historias que escribo, sino no las escribiría XD!), es que me propuse mantener la cadena de escritura diaria que había logrado durante los primeros días del campamento.

Lo genial de este método es que, aunque escriba solo una palabra ese día —desde que sea algo que avance o continúe la historia— ¡cuenta!

Un día en que estaba muy cansada y después de darle vueltas y vueltas al asunto no sabía cómo continuar escribí sólo cuatro palabras que correspondían a una pregunta que hacía uno de los personajes. Otro día, también muy cansada y pensando que me iba a acostar sin escribir nada me dije “¡No puedo romper la cadena ahora!, ¡Vamos!, ¡Escribe aunque sólo sea una línea!” y entonces me senté a escribir. Cuando finalmente paré esa noche para irme a dormir, ¡había escrito más de mil palabras!

Lo que me encanta de no tener que cumplir un mínimo de palabras es que me siento más inclinada a escribir porque ¡es mucho más fácil cumplir con la meta! Y además, me siento también menos presionada y mi creatividad se libera.


Fuente

No es lo mismo decirme cada día “tengo que escribir al menos 100 palabras” y sentirme agobiada por solo haber logrado 75, que decirme “voy a escribir todos los días algo que continúe mi novela”. ¡Incluso el día que más cansada y bloqueada me sentía logré cumplir con la meta de escribir! (escribí las cuatro palabras del diálogo que les mencioné). Y otros días en que pensé que no iba a escribir nada, pero en vez de decirme como hacía antes “hoy estoy muy cansada, mejor mañana escribo” me decía “¡No voy a romper la cadena hoy!” y me ponía a escribir; gracias a esto muchas veces ¡logré escribir más de 800 palabras por día!

Actualmente mi promedio de palabras durante este campamento está alrededor de 500. ¡Y 500 palabras diarias es mucho más de lo que había estado escribiendo en los últimos meses!

Cuando no he sabido cómo continuar en donde voy, me he saltado escenas. He hecho saltos hacia adelante y hacia atrás y eso me ha ayudado mucho. Me ha servido para hacerme una mejor idea de cómo escribir ciertas partes que me resultaban difíciles pues no las tenía muy claras. Me estoy dando una mayor libertad en mi primer borrador y eso está haciendo que las ideas fluyan con más facilidad. Sé que no utilizaré en la versión final todo lo que he escrito; pero eso que he escrito —lo deje o no, lo cambie o no— me ha servido para construir una historia más cohesiva y coherente, una historia más rica y profunda.

Así que si como yo, han tenido problemas para crear o mantener el hábito de escribir todos los días, los animo a que intenten la cadena de escritura diaria. ¡Incluso una sola palabra que continúe su historia, vale!


¿Lo quieren intentar? ¿Lo han intentado ya? ¿Cuántos días seguidos han logrado mantener la cadena de escritura?

¿Conocen otras estrategias para crear o mantener un hábito diario de escritura?, ¿Cuáles les han funcionado mejor?

5 comentarios:

  1. ¡Felicidades!

    Yo creo que usé una combinación. Mi prioridad era escribir todos los días un mínimo de 250 palabras. Como eso no me agobió, subí a 500, luego a 750, luego a 1000. Sin embargo, lo más importante es sentarme a escribir, porque aunque no tenga ganas, muchas veces me ha pasado que tras unos minutos de teclear incómoda de la nada surge la necesidad de continuar.

    Si veo que me está costando, me detengo y analizo por qué. Puede ser una señal de que algo va mal.

    Buena entrada. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! :)

      Yo es que me agobiaba mucho cuando no lograba cumplir la meta diaria de palabras, así que esa estrategia no me funcionó. Pero mi nueva meta de sencillamente escribir todos los días, sin un número predeterminado de palabras, me está dando frutos muy gratos :)

      Sí, concuerdo en que lo más importante es sentarse a escribir. Yo misma me he sorprendido en varias ocasiones escribiendo mucho más de lo que inicialmente pensaba que escribiría. Y es que ver la página en blanco a veces me resulta abrumador. Pero supongo que con constancia uno saca "músculos" y la cosa se hace menos intimidante. Además, pasada la dificultad inicial, la escritura tiende a fluir y lo difícil es parar XD!

      Sí, concuerdo contigo en que cuando a uno le está costando demasiado escribir, es que algo va mal. ¡Pero quisiera que ese signo incluyera una indicación clara de QUÉ es lo que va mal! A veces puede resultar muy difícil darse cuenta de cuál es exactamente el problema. XD!

      Eliminar
    2. Primero, felicidades :D Me das envidia.... de la sana :D :D

      Yo me estoy dando cuenta de que (aparte de temas personales que me están dificultando mucho las cosas este mes) lo que más me está echando para atrás a la hora de escribir todos los días es no tener un entorno adecuado para hacerlo. Cada día tengo que coger el portátil del estudio, que está ocupado, traérmelo al salón, montarlo todo, luego recogerlo porque ocupo la mesa de comer... y pensar en tanto tinglado para que luego, quizá, escriba unas pocas palabras... Me da mucha pereza. Por eso los fines de semana generalmente ni toco el ordenador...

      Es algo que tendré que revisar a futuro, pero de momento.... es lo que hay.

      Eliminar
    3. ¡Gracias! :)

      En mi casa mi computador está en un segundo piso y mi cuarto en el primero; no es portátil, así que no puedo llevarlo a todos lados. Las noches en que tengo mi computador apagado y me siento demasiado cansada como para subir y prenderlo solo para agregar unas cuantas palabras a mi historia, lo que hago es tomar un cuaderno que tengo en mi mesita de noche y me pongo a escribir sobre una almohada. Una vez termino, guardo mi cuaderno y mi lápiz (o lapicero) en la mesita de noche y estoy lista para dormir. Esa fue una estrategia que me sirvió mucho para mantener la cadena de escritura durante el campamento. Tal vez podrías implementar algo parecido para los días en que te sientas demasiado cansada ;)

      Eliminar
    4. Pues no es mala idea... Tendré que comprarme un cuadernito apropiadao y probar un tiempo :) Gracias por la idea!

      Eliminar