jueves, 28 de mayo de 2015

Hay que hacer un burrito primero…


luego una mula, después un caballo y, finalmente, un pegaso.


Fuente

Cuando estaba en el colegio, en la materia de dibujo técnico/artístico nos pusieron el trabajo de hacer un póster. El tema era libre y, como a mí me gusta mucho la fantasía, decidí hacerlo sobre un torneo de magia con un pegaso como figura central. ¿El problema? Nunca antes en mi vida había dibujado un pegaso, ni si quiera un caballo.

Así que, como primera medida, comencé a investigar e informarme. Revisé en mis libros de cuentos los dibujos de los caballos que había. Busqué en enciclopedias y cualquier otra fuente disponible, e incluso aproveché la ida a una finca para hacer un primer bosquejo con un modelo real de caballo. También estuve muy atenta a las ferias de mi ciudad en donde solían desfilar caballos. Después de toda esa investigación y de prestar atención a los detalles (la forma del hocico, las orejas, el cuerpo, la forma de las patas, la cola, la crin, los ojos, etc.) hice mi primer bosquejo original. Y no me salió un pegaso, ni si quiera un caballo, me salió lo que parecía más bien un burro.

Entonces me dije “No está mal para ser el primer intento. Vamos a mejorarlo” y me basé en ese primer dibujo y logré algo que parecía una mula.
 
Fuente

Luego, en un tercer intento logré lo que definitivamente parecía un caballo. Copié el dibujo en otra hoja y le hice alas. Después jugué con la postura hasta lograr algo que me gustara lo suficiente como para ponerlo en el póster (aunque las patas me quedaron bastante rígidas, pero en esa época no le presté mucha atención).


Fuente

 Cuento esta anécdota porque creo que algo similar pasa con la escritura: al empezar ya quiero la novela terminada para publicar; pero cantidad de intentos frustrados me han enseñado que la cosa no funciona así (al menos para mí).

Creo que como en el caso del dibujo del pegaso en el que tuve que hacer varios bosquejos antes de obtener el resultado final que quería, en la escritura también hay que hacer varios borradores hasta llegar a la novela que queremos (aunque no resulte exactamente como la habíamos imaginado en un principio).

Así que ahora, mientras escribo mis primeros borradores, en vez de frustrarme por no obtener enseguida el "pegaso" que quiero, me digo: “hay que hacer un burrito primero”


Fuente

Es más fácil escribir sabiendo que el primer borrador no tiene que quedar perfecto y que, en cambio, es simplemente una primera base sobre la cual trabajar para finalmente llegar a la novela que quiero.


Fuente

¿Cómo les va a ustedes con sus primeros borradores?, ¿Qué suelen esperar de ellos?

¡Nos estamos leyendo!

(o^_^o)/

PD: Me hubiera gustado mostrarles los dibujos que hice y el póster final, pero entre tanto papel y carpetas no sé dónde los tengo (o si todavía los tengo xD!).

4 comentarios:

  1. Para los que no odian a los unicornios como Megumi creo que el orden sería: burrito, mula, caballo, unicornio y pegaso. ¿Qué te han hecho para que les odies? Y lo que escribiste en el último NaNo, ¿qué sería, burrito o mula?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja... no odio a los unicornios, de hecho me encantan; pero yo estaba intentando dibujar un pegaso para el póster, y ponerle un cuerno en la frente a un caballo no parece ir en la dirección adecuada para el objetivo que tenía xD!

      Uff! Esa pregunta es difícil. Por regla general lo tomo como "burro"; pero si es por la calidad de lo que logré, diría que tal vez es una "mula" (algunas de las cosas que escribí ni si quiera podrían llamarse "burro", pero otras están cerca de parecer un "caballo"). Sin embargo, visto de manera global con la perspectiva de convertirse a futuro en una novela cohesiva y coherente, creo que definitivamente lo que escribí durante el camp es un "burrito".

      Eliminar
  2. Jajaja, divertida la anécdota. Y te envidio, porque yo si acaso puedo dibujar muñecos de palitos.

    De mis primeros borradores no espero nada. Siempre que escribo siento que soy lo máximo, pero cuando me toca releer y corregir, me doy cuenta de que no. En el mejor de los casos, lo que escribo es rescatable. En el peor... bueno, no hablemos de eso XD

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias :)

      A mí me encanta dibujar, pero ahora no lo hago muy seguido y me da miedo terminar muy oxidada.

      Una vez en una PepTalk de NaNoWriMo una escritora decía que la parte que menos le gustaba de todo el proceso de escritura era hacer el primer borrador. Cuando lo leí no entendía por qué, pero creo que ahora la entiendo un poco mejor: las ideas parecen geniales en la mente, pero cuando las pasas al papel a veces tienes que sacarlas con tirabuzón y el resultado inicial suele ser un caos completo.

      ¡Abrazos!

      Eliminar