viernes, 20 de marzo de 2015

Buscando inspiración: puntos de entrada


 
Fuente


¡Hola!, ¿Cómo han estado?

Sé que prometí hacer lo posible por publicar una nueva entrada al menos una vez por semana (¡y en verdad lo he intentado!), pero entre una cosa y otra, por ahora lo mejor que he conseguido es actualizar el blog cada 15 días. Pero no se preocupen, no desfalleceré y seguiré intentando publicar entrada al menos una vez por semana.

Hace algún tiempo toqué el tema de la inspiración en una entrada (¿Hay que estar inspirado para escribir?), pero esta vez quiero abordarlo desde una perspectiva diferente o complementaria.

Según el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), la inspiración es un “Efecto de sentir el escritor, el orador o el artista el singular y eficaz estímulo que le hace producir espontáneamente y como sin esfuerzo.“

Muchos escritores equiparan la inspiración a las musas: criaturas caprichosas que aparecen y desaparecen cuando se les da la gana, haciendo de las suyas con el escritor en los momentos menos esperados.

Si bien concuerdo en que las ideas pueden ocurrírsenos de manera aleatoria; también creo que podemos ayudar a nuestra mente a estar más perceptiva a ellas y captarlas cuando aparezcan, e incluso promover su aparición. 

En esta entrada me voy a centrar en el último punto: promover la aparición de las ideas. Para ello, en el libro “Wonderbook: The Illustrated Guide to Creating Imaginative Fiction” de Jeff VanderMeer y Jeremy Zerfoss, nos hablan de cinco puntos puntos de entrada para encontrar inspiración:



1) Escribe lo que te interesa 

Fuente

Un consejo muy oído y repetido en el campo de la escritura creativa es “escribe lo que sabes” pero, ¿y si no te interesa escribir sobre lo que sabes?, ¿si eso no te emociona, ni te apasiona?, ¿estás limitado a escribir sobre eso simplemente por que es lo que conoces?

A mí me gusta pensar de la siguiente manera: en vez de limitarse a escribir sobre lo que sabe, un escritor debería aprender sobre lo que quiere escribir.

¿Por qué? Porque la pasión por algo no se puede fingir. La pasión y el interés es algo que se siente en la forma en que escribimos. Esa pasión, esa emoción, se transmite al lector y lo hace conectar a un nivel más profundo con lo que está leyendo.

Además, si amamos escribir, ¿por qué volverlo un trabajo tedioso cuando puede ser una aventura emocionante? Imagínate pasar horas y horas leyendo y aprendiendo sobre temas que te interesan y explorándolos desde diferentes perspectivas.

Por supuesto, es importante saber de lo que hablamos en nuestros escritos, pues debemos transmitir a nuestros lectores una sensación de realidad. Debemos ayudarles a que suspendan la incredulidad y se metan de lleno en la historia que les estamos contando. Para eso el conocimiento es muy importante, pero no es algo que debamos poseer a priori al empezar a trabajar en una obra. El conocimiento lo podemos ir adquiriendo por el camino a medida que vamos planeando la historia y escribiéndola; y después, a medida que la revisamos y la corregimos las veces que sean necesarias.

Así que si quieres que tu proceso creativo fluya con mayor facilidad, escribe sobre lo que te interesa. Así disfrutarás no solo de la escritura como tal, sino de otros procesos fundamentales en la realización de una obra como lo son la investigación, la planeación y la edición.


2) Escribe lo que es personal

Fuente

¿Y si de verdad quieres escribir sobre lo que ya sabes? ¡Pues adelante! Lo importante es que sea algo que en verdad te interese.

Dentro de las cosas que ya sabemos, escribir sobre lo personal tiene un gran poder catártico y por lo tanto puede ser una gran fuente de inspiración.

Puedes sacar inspiración de eventos que te hayan marcado, de personas que hayan dejado una profunda huella en tí, o incluso de experiencias y detalles que resultan familiares en tu vida. Sin embargo, ten en cuenta que sacar inspiración de cosas muy personales puede hacernos sentir demasiado expuestos al mundo, así que date tiempo suficiente para que las ideas se gesten y se asienten, da tiempo a que esa inspiración se transforme poco a poco en algo literario. Recuerda que, aveces, si estamos todavía muy afectados por eventos que nos han resultado muy dolorosos o que nos han generado emociones muy fuertes, podríamos terminar bloqueados en vez de inspirados. Así que tómate las cosas con calma y saca inspiración de lo personal cuando te sientas preparado/a para ello.


3) Escribe lo que es incómodo


Fuente

¿A que con solo leer el título ya te has puesto incómodo/a?

Cuando algo nos resulta incómodo de escribir, usualmente no se debe a falta de inspiración, sino al miedo que nos produce el pensar en cómo reaccionarán los lectores frente a estos temas.

¿Sabes la buena noticia?: ¡No tienes que mostrarle a nadie lo que escribas!

Tienes completa libertad para decidir qué compartir con otras personas y qué dejar solo para ti.

Escribir sobre lo que te resulta incómodo puede ayudarte a aclarar tu pensamiento y definir tus posturas.

Así que cuando te sientas inspirado a escribir sobre algo incómodo, no te limites por el miedo al qué dirán o pensarán los demás. Escribe con libertad y sin restricciones. Luego, una vez escrito, puedes decidir qué hacer con ello. Lo puedes compartir si quieres; y si no quieres, puedes guardarlo para ti o borrarlo para que nadie más lo descubra. Es tu elección y tu derecho.

Recuerda que el negarte a escribir sobre algo que en verdad deseas escribir (por más incómodo que te resulte) podría terminar bloqueando tu inspiración.


4) Escribe lo que es aleatorio


Fuente

A veces la inspiración se encuentra en el caos, en lo inesperado, en un pensamiento repentino o en una imagen sorprendente.

No la cortes cuando te llegue. Abrázala y explórala.

Y si no puedes explorarla en ese momento, entonces guárdala. Ten siempre a mano una libreta y un lápiz para anotar esas ideas que se te vienen a la mente en los momentos menos esperados. Más adelante, cuando andes corto/a de ideas, esos apuntes te pueden venir de maravilla.

Cuando recompensas a tu mente por las ideas aleatorias que te da, incrementas las probabilidades de que estas ideas aparezcan con mayor frecuencia. Por el contrario, si las desechas sin hacerles caso o al menos anotarlas, le estás diciendo a tu mente que no te interesan esas ideas y esto hace que disminuya la probabilidad de encontrarte con ellas en un futuro.


5)Escribe a partir de sugerencias impuestas (externas o generadas por ti mismo/a)

Fuente

En inglés hay un término llamado “prompt”. Los “prompts” hacen referencia a sugerencias impuestas por uno mismo o por otros, que tienden a ser específicas o detalladas y sirven como punto de partida para escribir. Por ejemplo, elegir a priori una imagen aleatoria y decidir elaborar un escrito a partir de ella.

A veces, las restricciones que impone un promt, ayudan a enfocar el pensamiento y activar la inspiración.

En inglés es tan frecuente el uso de promts, que hay incluso varios sitos web que se pueden consultar para generar promts aleatorios.

Aquí un ejemplo traducido de un promt que me salió en uno de esos sitios (storyspinner):

- Lugar para tu historia: un basurero.

- Frase de inicio: Ella siempre asumió que su sombrilla le sería útil, simplemente no se dio cuenta que…

- Cuatro palabras que debes incluir en tu historia: aullido, apagar, ovación (u ovacionar) y pentámetro yámbico (ni idea qué es esto).

Los prompts pueden resultar muy útiles cuando, después de pensar y pensar, no se te ocurre sobre qué escribir. Hace unos meses yo usé un prompt para inspirarme a escribir un relato corto para un reto de escritura, y he de decir que el resultado final me gustó bastante.

La verdad, no conozco sitios en español para generar prompts aleatorios (si saben de alguno, me encantaría conocerlo), así que les dejo tres en inglés (podrían usar un traductor online para aprovecharlos):

Springhole 

Storyspinner 

ChaoticShinny


Y bueno, esos son, cinco puntos de entrada que pueden probar para encontrar inspiración.

Para finalizar, unas preguntas:

¿Qué te suele inspirar?, ¿Cómo buscas ideas para escribir?


¡Saludos!

(o^_^o)/


2 comentarios:

  1. "La inspiración existe pero te tiene que encontrar trabajando" (P.Picasso) y esa es fundamentalmente mi opinión sobre el tema! Muy interesante la entrada! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo con Picasso y contigo.

      ¡Gracias por comentar! :)

      Eliminar